domingo, 31 de enero de 2010

ABOMINABLES DIAMANTES SU NUEVO VIDEO


sábado, 30 de enero de 2010

HOMO DESEMPLEADENS

HOMO DESEMPLEADENS
Por JOEL GUSTAVO RODRÍGUEZ TORAL
Para Ambar
Estoy con miles de urraquitas bailando en una pista de un antro, todas son hermosas y sinceras, alegres y reventadas, estoy en mi hábitat de plano, estoy contento a rabiar, cuando de pronto me encuentro sin una sola urraquita a mi lado, por el contrario estoy rodeado de miles y miles de Lic. Bañuelos a mí alrededor, abro mis ojos por qué no doy crédito de haberme quedado sin mis urraquitas, estoy rodeado del múltiplo infinitocional del Lic. Bañuelos, la pista de baile ahora es un mar, el mar de licenciados, curiosamente el mismo a quien me tarde en nombrar antes, y que ahora nombro a cada momento como una verdadera maldición: El Lic. Bañuelos, a todos y a cada uno les miento la madre, y a cada Lic. Bañuelos que le miento la madre, desaparece cómo por arte de magia, pero aun qué mi esfuerzo es sobrenatural no se acaban los Licenciados, así cómo desaparecen vuelven aparecer más e interminablemente, me quedo inmóvil rodeado de los miles de Lic. Bañuelos alrededor mío, que me asfixian. Las sombras de mi conciencia se van poco a poco disipando y me traen de mi sueño, a mi realidad, al momento presente, voy abriendo los ojos me siento muy cómodo y también muy descansado, me incorporo y sé que no estoy en mi casa, empiezo a hurgar en mi mente, -¡caray ni siquiera me acuerdo de mi nombre!- así ha de haber estado la antreada, hago memoria me fui a antrear con las urracas de Meza y Arizmendi, -y ¡vuála!- he terminado nada más y nada menos que en su departamento, quién me iba a decir que estas chavas comparten departamento, recuerdo todo y estoy muy feliz, estas urraquitas son únicas. -¡Vaya, vaya con las secretarias de la Lic. Bermúdez son un tiro, digo son dos tiros marca Acme!- me incorporo de la cama, veo alrededor de la habitación todo en su lugar, así cómo está distribuida la cama, el departamento está distribuido igual, además son tan modernas que si necesitan compartir en definitivo comparten y no me refiero a la pasta de dientes, mitad de la cama, mitad de muñecos de peluche, mitad de mis besos mitad de mis caricias, armonía a mitades completa seducción, mujeres ejecutivas soberanas de su sex appeal, no paro de admirarme, quién lo iba a decir tan seriecitas que se ven. En eso oigo llamar por el teléfono, no contesto pienso que pueden tener novios y no les voy hacer el mal, en eso termina el llamado del teléfono, el aparato saca nuevos ruidos y escucho la voz de mi querida urraca Meza: - ¡Hola Licenciado tanto Arizmendi cómo yo estamos muy contentas de haber ido contigo, estamos muy satisfechas -¡eres un tigre!-, Arizmendi cómo yo no sabíamos que te habían finiquitado, pero déjame decirte que el archivo está hecho un verdadero desastre, en tu primer día de ausencia se nota la calidad del trabajo que hacías Lic. todos hablan maravillas de ti, déjame tu teléfono tanto Arizmendi cómo yo vamos hablar con la Lic. Bermúdez, para haber si te regresa tu empleo, -¡no te corremos del Departamento!-. Pero sabemos que tendrás que ir a tu casa, así tigrecito mío estamos en contacto Grrrr!!! Un beso ciao!- Después de eso silencio, y así en silencio me levanto de la cama por entero, estoy desnudo y empiezo a buscar mi ropa, de una vez les tendió la cama, en una pequeña hoja escribo mi teléfono tanto el celular cómo el de casa, les dejo una rosa en cada almohada a ambas, en mi vida había estado con dos buenas urracas, mi despido ha de haber hecho que soltara mucho del estrés que me cargaba, para sentirme tan liberado, y haber estado con estas dos reinas, recuerdo mi sueño, me saca de onda haber soñado con el Lic. Bañuelos, probablemente lo odio mucho, es más no es probable es seguro lo odio con odio defeño, he salido ya del departamento de mis urraquitas predilectas, sé que de alguna manera fueron buena onda, que digo fueron azúcar y definitivamente de las dos Meza es la que me hace más feliz pero la verdad aquí entre nos, dudo mucho que yo este a la altura de alguna de las dos, aunque se que cualquiera de las dos haría feliz a quién éste cerca de ellas. ¿Como pude haber soñado al Lic. Bañuelos? a lo mejor no lo odio tanto, he de ser gay de closet y no lo sé, ¡a caray!- he de estar enamorado del Lic. Bañuelos, -¡no eso si que no!-, menos después de haberme calado con buenas joyas del severo, generoso y justo reino de las mujeres, de mis queridas urracas, esas dos secretarias que están como quieren y que lo mejor de ayer estuvieron en dónde yo las quería. El Lic. Bañuelos es mi amigo, yo lo conocí en el bachillerato, hace mucho tiempo, es curiosa la vida fui yo quién lo llevo a la empresa a trabajar ahí en el archivo, en muy poco tiempo demostró ambición y hambre de crecer, la verdad es que yo no sé en que momento el empezó a despegar, pero en cuanto lo hizo nuestra amistad se volvió un verdadero abismo, él no me despidió fueron las necesidades de la empresa y el recorte de personal, tan mentado, que todas las empresas hacen en estos días y que es para la continuación de la marca en el mercado, aunqué influya en el desempleo del país, yo cómo ejecutivo a cargo si lo tuviera que hacer lo haría, no creo que yo lo haría conozco el empleo, la empresa y el mercado, pero pienso entonces en el Lic. Bañuelos, él no me haría eso a mi, yo que soy su amigo lo podría asegurar. La verdad es que yo sé muy adentro de mi, que para el Lic. Bañuelos nuestra amistad hace mucho termino, fue justo en el día en que el subió un peldaño y yo no, fue justo en ese día que el logro llamar la atención del Lic. Mansur y de su hija Georgina que era hermosa, fue en ese día que yo sólo era para el, ni siquiera el licenciado a cargo del departamento de archivo, por el contrario era tan sólo el encargado del archivo, un achichincle más. En fin -¡ahora soy un desempleado!- un punto perdido en el horizonte, una hormiga insignificante que cómo una estrella fugaz cruzo sin pasar desapercibido, por el ancho y largo de la confirmación, en que estoy siendo sólo tan insignificante, la hormiguita licenciado, con los mismos zapatos, el mismo traje, lamisca hora y las mismas platicas, sobre archivo y sueños perdidos, y ahora sin más aliento soy un desempleado más, ando en dirección de mi casa caminando, pensando en mi futuro inmediato, ya no soy ningún joven, me preocupo y sé que tengo que ir a conseguir otro empleo, pienso que había dejado muy pocos pendientes como para que el archivo sea un desastre, han de haber puesto a Ortigosa en mi lugar, ese la verdad si es un inútil de primera, fueron muchos años en el departamento de archivo en la empresa, desde que estaba en el bachillerato, no me quiero sentir cómo me siento, tengo muchos sentimientos encontrados yo tenia muchas expectativas con esa empresa, no recuerdo bien en que momento me volví en el tipo que solo cobraba la quincena para antrear, yo no siempre fui así. Pero eso por el momento no importa tengo que enfocarme en encontrar un empleo, y claro al encontrarlo e de hacerlo en excelencia ya que yo soy un profesional, he de repetir la nocturna y seductora antreada con Meza y Arizmendi haber si tengo igual suerte, al no ser así me conformare con estar cerca de ellas creo. Bueno sé que aun estoy dolido de que me hayan despedido de la empresa, eso tan sólo fue ayer, no quiero pensar que así estaré toda la semana por qué entonces ya la eché a perder, eso no parece bien, tengo que enfocarme a encontrar empleo, yo tengo mis cualidades, se archivar de la a hasta la z, del 1 hasta el infinito abismo, separar del archivo la documentación vigente de lo que es archivo muerto, y de lo que plano es deshecho, yo sé hacer cuentas, he hecho sabanas, registros contables, he administrado suministros, he archivado, es más yo hice todo el sistema de archivo de la empresa, no nada más tengo mis cualidades, soy una persona maravillosa, esa empresa se lo pierde, el Lic.Bañuelos se lo pierde, habrá una nueva empresa que me sepa valorar, habrá un Licenciado que vea en mi lo que mi amigo el Lic. Bañuelos no vio, mi amigo que ¿cómo pudo haberme negado de manera tan fehaciente un aumento durante tanto tiempo?, -¡el muy hijo de perra!- que cre que no sé que hay en el archivo muerto, cree que yo no sé su historia y todo lo que esconde, debo de pensar y poner en orden mis ideas, si le he de hacer pagar con algo al Lic. Bañuelos toda su mala vibra, tengo que ser muy inteligente, tengo que ser paciente, los cambios siempre traen cosas nuevas, sólo tengo que ser positivo y enfocarme en encontrar un nuevo empleo, que eso si lo he de encontrar. Pero la verdad si he de ser sincero, he de decir que extraño a la empresa, a las compañeras aunque les diga urracas, esa Catita, la Lic. Bermúdez con todo y que me ignora, y ahora con más razón sobretodo a Meza y Arizmendi, ellas si que me han robado el corazón. Meza parece distante y algo seca pero ya que la conoces no nada más es hermosa, es imaginativa y seductora, incondicional y condescendiente, es algo con lo que podría pasarme todas las noches a gusto.

viernes, 29 de enero de 2010

GATOMADRE SOMOS LA RAZA

videoGATOMADRE:

TALO

ALJANDRO DE LA ROSA

GARCIA

BORUNDA

Supergrupazo de l rock nacional video tomado del extinto programa Ruta 22 de Ricky Luis

martes, 26 de enero de 2010

SALVADOR CABAÑAS


El atentado artero a Salvador Cabañas por una mujer simplifica en mucho cómo está de mal la la justicia en México, ese grado de violencia posible y tan caprichosa, es indignante y se tiene que exigir que el agresor pague por su acto de prepotencia, criminal y abusiva, si en realidad había un problema con Cabañas o no, éste tipejo no tenía por qué ajusticiarlo de la manera cómo lo hizo. Para todos los americanistas ha sido sin duda un golpe muy duro, e incluso al balonpie mexicano, y a la tan mentada estabilidad y justicia del país mexicano, en que cualquier imbecil con dinero puede portar armas.

AMOR LOCO VERSIÓN CORREGIDA Y AUMENTADA

AMOR LOCO
Por JOEL GUSTAVO RODRÍGUEZ TORAL
Para Yamina
Eleomar irrumpió en la habitación, entró por la ventana, cómo un amante sin vergüenza, cómo un delincuente sigiloso, desnudo, cómo el hijo natural de la luna llena, atrevido y embriagado de amor, enloquecido por entero, ella hastiada y adormilada, sufriendo las ostias de la asfixia, no se inmuto ante su entrada, no era la primera vez en su relación amorosa, en que estos enamorados hacían su correrías nocturnas y disipadas, Eleomar e Irais, los amantes perdidos de la ciudad, el quería seguir intimando con ella, acariciarla con cachondez y penetrarla hasta el hartazgo, ya sublime e inanimado, mientras él más le insistía y tomaba su cuerpo, y la jalaba para que se incorporara, para quitarle el sueño, para despertarla, para amarla sin mesura, ella se negaba más y en su resistencia, se aferraba tanto a su sueño cómo a su almohada, era muy claro cómo su voz sin pudor y desgana le decía; ¡Déjame dormir, necesito dormir, quiero dormir!. Ella estaba exhausta.
La escena era bella, cómo el deseo de uno, era el agobio de otro, ella cómo un risco impenetrable, él cómo una ola insistente. Aunque hábil Eleomar para entrar, no evito el ruido que producía su pericia y sus deseos, Eleomar en si mismo hacia un ruido corporal que despertó a toda la casa, en un santiamén la luz dio al amante de cara y por delante sin cohibirlo. Los padres de ella acudieron a su cuarto, para asistir a la combustión del amor, que en Eleomar era desbordada, en Irais era hartada, para ambos padres la amorosa vista de Eleomar e Irais era inusitada, para el padre de Irais era nostálgica, para la madre de Irais era inconcebible, mientras que el padre de Irais veía embelesado a Eleomar exigiendo más amor de Irais, la madre de Irais le exigía que hiciera algo, que los separará, que Eleomar no tenía derecho sobre Irais, que debía casarse con Irais y madurar, el padre reconoció lo que quería su mujer, arruinarle la vida a Eleomar cómo se la había arruinado a él, -¡vieja bruja!- dijo don Cristóbal, el mismo viejo que en un breve lapso vio cómo su vida rebelde, desapareció en el momento que se caso con ella, con su mujer doña Ariadna la correcta, la vieja bruja que le quería quitar vida al amor de Eleomar por Irais. Don Cristóbal se le revelo cómo había sido su vida antes de casarse con Doña Ariadna, ella con ese matrimonio cambió mucho, se la dio por demostrarle al mundo- recordaba Don Cristóbal- ¡No sé que patrañas! – se dijo con cierta tristeza cómo la de un niño sin su juguete más entrañable. Para Doña Ariadna no era secreto lo que se contaba en la cabeza del ahora viejo Don Cristóbal, ella también recuerda aquella chica que fue, que tuvo que cambiar por aquél joven atrevido llamado Cristóbal, qué se iba de cusco con la primer falda enseña piernas del camino. Fue lo que su madre le enseño, le abrió los ojos ante Cristóbal, cuando ambos habían vivido la semana más maravillosa de sus vidas, su madre le mostró de manera vil como el atrevido se salía de su lecho para entrar al de otra, eso endureció no solo la mentalidad de la Joven Ariadna, sino también su corazón, el padre de Doña Ariadna no había chistado nada por que esperaba que su hija ya dejara la casa en cualquier momento, pero su mujer, la madre de Doña Ariadna la correcta, Doña Eduviges la cebollera, quién desde antes de casarse en la casa de sus padres le decían así, porque para todo hacia comidas y postres con cebollas, se podía decir que al cocinar hacia el amor virtual con su cuchillo cebollero, también se creía que ella había matado a un hombre a quién encontraron sin vida descuartizado, cerca de dónde vivía con sus padres, y aún que todos por los cortes pensaron en ella, nunca pudieron comprobarlo, ya que su cuchillo siempre estuvo con ella y el cuchillo del asesinato no tenía sus huellas digitales, Doña Eduviges la cebollera al darse cuenta de lo que había entre su hija y el muchacho Cristóbal, que se convirtió gracias a ella en el padre de Irais, se metió entre ellos, hasta que termino volviendo ha aquél Cristóbal salvaje, en un dócil y domesticado Don Cristóbal. El mismo padre de Doña Ariadna se compadeció de Cristóbal en su boda, ya que no nada más estaba su hija en esa boda, por el contrario y lo qué nadie se podía esperar, era encontrar en esa interminable misa tan traumática para Don Cristóbal, que todas y cada una de sus queveres asistió a presenciar lo que llamaban Matrimonio y lo que para él fue su definitivo funeral. Por eso ahora no la oía, no estaba dispuesto a su capricho, y mucho menos si Doña Ariadna tenía razón.
Mientras él, don Cristóbal se resistió a lo que su mujer le exigía, Irais en sus resistencias y su apego al sueño, dejó escapar un beso, pero muy adormecido beso, que Eleomar tomo con alivio y aliento para su amor desembocado.
En ese momento al verlos juntos, amorosamente juntos, doña Ariadna la correcta empujo a don Cristóbal hacía la pareja, con un movimiento inesperado, artero y violento, que lo tomo por sorpresa al mismo viejo, que sintió cómo su cuerpo en el vértigo, se convirtió en un cuchillo, en un separador y filoso cuchillo, qué llegó en una carambola, con los cuerpos de Eleomar e Irais, todo termino ahí en ese momento en que el viejo Don Cristóbal impacto con los enamorados.
Eleomar fue separado tajantemente de su amor, de Irais y murió instantáneamente, Irais de igual modo y menos trágica que Eleomar quedó sin vida en su lecho. Inexplicable sus vidas se truncaron en su último instinto del amor, don Cristóbal fue quién más lo lamento, doña Ariadna la correcta aunque le dolió perder a su hija, pensó que había muerto por la buena causa del matrimonio.
El informe forense de la policía al investigar las repentinas muertes de Eleomar e Irais decía: “Qué Eleomar Castro había muerto por qué amaba demasiado, mientras que Irais Buendía había muerto por qué ya no podía amar más”.

martes, 19 de enero de 2010

QUINCENA CUENTO DE JOELGUSTAVO RODRÌGUEZ TORAL


QUINCENA
Por JOEL GUSTAVO RODRÍGUEZ TORAL
Para YESENIA
Hoy si voy al trabajo, - ¡ojo!- voy al trabajo no dije voy a trabajar pinché empresita de cuarta, pero si voy a ir al trabajo a que me den mi quincena, y a ver a las buenonas de la oficina que hoy se arreglan de más, para que uno de menso vaya a invitarlas al antro a gastarse el Money que uno necesita, mucho más que ellas por qué siempre buscan que uno pague, -¡claro!- te ofrecen su compañía y si sale hasta terminas pagando el cuarto del hotel, muchas veces no la compañía de las compañeras por que siempre llegan, por ellas al antro sus novios, -¡que casualidad!- y hasta ahí el buen espíritu de compañerismo y equipo de la oficina, a veces uno termina con una urraca, cuando todo termina sigue siendo una verdadera urraca y no hay más, ya no sé quita lo bailado. No es algo que me guste vivenciar sólo qué me gusta la algarabía de la quincena, en que se muestran las personas en sus complejas obsesiones, o en su verdadera dimensión, en sus inútiles rituales de presentación y de alegría, al día siguiente se vuelve a la cruda realidad que es para algunos muy cruel, por ejemplo he dicho que las mujeres de la oficina se arreglan esmeradamente y demuestran su categoría, las mejores son las sobrias por que esas llegan al antro y si se divierten sanamente, sin impresionarte ni nada, sólo que aunque con ellas yo soy feliz, bailando y conviviendo, no son las que estimulan mis expectativas ni mis sentidos, las que se vuelven una maldición son las urracas llenas de colores y apantallando a la de huevo, con estas yo creo que tengo una filia, por que ya en el ambiente con ellas me animo a más y logran hacer mi quincena, con éste género laboro-antral femenino, y en esto no hay límite de edad, hay algunas que muestran de más creyendo toda esa tontería de lograr algo, demostrando toda la desesperación y frustración familiar al éxito, una negación digna de record Guiness y que terminaría cualquier fortuna en años de terapia, que estas mujeres tratan de equilibrar en una noche de quincena y de antro. Las Urracas como yo he llamado con amor y con odio son mujeres qué a veces se sienten hombres, tienen hijos, no se casan, les gusta el peluche y el juego del conejo, cuando agarran la jarra son bien pericas, habladoras y groseras, siempre piensan en sus hijos, pero nunca los educan, siempre andan de golosas pero nunca logran ni la satisfacción propia, ni la mía que es la gran satisfacción personal, son mujeres con muchas historias y con muchas lágrimas, yo sólo deseo meterles pata en la madrugada y hacer madriguera con sus cabellos, con sus muslos y con el olvido, ellas, - ¡pobrecitas!- sólo quieren que alguien las escuche en una noche de quincena y de antro. Todo es posible con el poder del ejercito laboral que es una verdadera basca, trabajas según esto para ser productivo, pero cómo se puede sentir una persona normal, trabajando para ganar si con lo poco que uno gana ya se está pagando, lo mucho que se debe, se ganaría más siendo criminal y así todos los días serian de antro, para colmo hacen programas de televisión con especialistas en crédito para informarte que no debes de gastar lo que no tienes, y sobretodo y a forma de regaño de plano te dicen que no sabes ahorrar y que es el colmo que tengan que enfatizar que tienes que ahorrar ¡que poquísima madre!, toda esa gran confusión que nos meten a nosotros, para que seamos en su laboral mundo hormigas con escritorio, moviendo números en un infinito claro, para la finalidad de una verdadera ganancia, que ira a parar en el que es responsable de firmar los cheques de quincena, de quién sabe cuantos empleados, quién por cierto ya van varías veces que invito, para pedirle aumento y él muy cabrón nunca me puede atender por qué sale con la Lic. Bermúdez o con su secretaria Catita que tiene buenos topes, o ya de plano con su nueva novia Marintia, o con su esposa que espera poder resolver su situación marital en un milagro de quincena. ¿Cómo se llama la señora? Se llama Georgina y la neta- ¡esta divina la seño!, yo teniendo una mujer así no andaría de cabula, no habría quincena de antros, siempre me iría con ella a casa, -¡bueno, bueno!- Catita es un ángel, es hermosa, y si es muy trabajadora, ella sabe todo en éste mínimo reino laboral del Lic. Bañuelos. Es el cabrón del que te hablo que no me da aumento, me da coraje por qué ese canijo en lugar de ser cómo tu seguro servidor, alguien que vive para la quincena y el antro, él si se aplicó, sabes que empezó cómo yo, cómo un simple empleado, pero era ambicioso, muy ambicioso y busco casarse con la srita. Georgina la hija de uno de los socios, lo que es la vida, ahora logro hacer que el padre de Georgina, el Lic. Mansur terminara su participación en la empresa, aun que no logro dejarlo pobre, ahora ya es casi él dueño de está empresa, gracias principalmente a que se acuesta con la Lic. Bermúdez, a mi nadie me lo contó yo lo vi. los muy canijos se van al archivo muerto a estar juntos y a pensar que más van a hacer con está empresa, yo con eso me he hecho el tonto que es algo que hago muy bien, pero si estoy sobres con lo de mi aumento y el Lic. Bañuelos, con todo y sus movidas, no me puede echar la mano, al contrario cada vez tengo más chamba en el archivo y mucho menos pago de quincena. Por medio de Catita me mando decir que está quincena iba a tener una sorpresa en mi nomina, que iba a irme con más dinero de lo usual.
Pues bien hemos llegado a la caja para recibir el ansiado cheque, el justo salario por nuestros servicios a esta empresa tan patriota en que no hay despedidos, pero ahora la de la caja me dice que vaya a recursos humanos, que ahí me darán mi quincena, -¡ah que mi Lic. Bañuelos se acordó de mi!,- yo creo que no nada más hay el aumento de sueldo, probablemente un mejor puesto que me haga ganar lo que me merezco, lo que en realidad debo de ganar, se había tardado el Lic. Bañuelos pero ese -¡si es mi amigo!-, ambos empezamos juntos en está empresa, éramos muy jóvenes, el director de recursos humanos: el Lic. Montes de Oca y Catita están con mi expediente, él me mira y me pide que me siente, yo estoy divino, Catita está distante yo creo que debe disimular las ordenes de su jefe el Lic. Bañuelos, el Lic. Montes de Oca me mira fijamente y me dice que la empresa se ve en la penosa obligación de prescindir de mis servicios, me dice que sabe de mi desempeño, lealtad y capacidad, pero que es necesario para el buen funcionamiento de mi departamento y de la economía de la misma empresa, éste recorte de personal, en que lamentablemente me veo envuelto, un millón de blá blá blá, que ya no oigo por qué estoy helado, no doy crédito a nada, me han dado si claro más dinero en un cheque, pero también me han dado mi finiquito y el cese de mi empleo, -¡Pinché Lic. Bañuelos!- desde lejos se ríe por qué ahora soy un desempleado más, Jiménez y Ortigoza se apiadan de mi, Catita me recuerda la razón de mi despido: “recorte de personal”. Para mi todo tiene que ver con el poder del Lic. Bañuelos -¡hijo de perra!-. Parece que traigo el letrero mortal del desempleado de la quincena, todos me ven hasta que salgo de la pinché empresa del Lic. Bañuelos, pero a la salida me encuentro a las Urracas de Meza y Arizmendi secretarias de la Lic. Bermúdez, listas para antrear, veo mi finiquito tengo dinero quedamos de vernos allá, me voy al banco a cobrarlo, en la fila me pierdo en el anonimato de todos los empleados y otros usuarios, ahora soy un desempleado, la verdad no me siento ni raro ni diferente, sólo que las próximas semanas ya no tendré de dónde sacar mi quincena, con dinero en mis bolsillos me voy con esas Urracas a antrear.
Mañana se la mentare al Lic. Bañuelos. Hoy también y de una vez.
*Un momento de literatura te invito al taller con Alfredo Peñuelas Rivas*

sábado, 16 de enero de 2010

ADIOS A LAS NIÑAS

ADIOS A LAS NIÑAS
Por JOEL GUSTAVO RODRÍGUEZ TORAL
Déjame hablarte de mi, yo ya soy un hombre y puedo hablar de la vida, de eso que la sociedad te exige y de eso con lo que la sociedad cuenta y que en realidad la sociedad te depara, te dan una educación con valores que la verdad nadie he visto que siguen, y los que dizque la siguen siempre tienen algún secreto que ocultar por x o por y, yo en mi caso sólo tengo que contar mi vida, no hay mas que una sinceridad en ello, ninguna pose ni nada, muchos me preguntan si soy casado o si bien no me lo preguntan directamente, me parece que si se lo preguntan, yo no me he casado, la razón es muy simple es por qué no he encontrado a esa persona en mi caso mujer que sea mi otra mitad y que quiera soportarme y apoyarme y de plano desesperarse, por qué para mi el matrimonio es la suma de esto y claro que de mucho más, yo que nunca me he casado lo sé, pero también déjame aclararte que no es una cosa que me importe mucho, aun que me he dado cuenta que por ejemplo en las escuelas por muchas razones es muy conveniente que estés casado no faltan los esposos mal pensados que si te ven hablando con sus mujeres y saben que no estás casado te pongan una línea imaginaria, ya que ellos organizan reuniones de las parejas que estén pensemos que estables y sólidas y que a sus retoños les dan un ejemplo y un modelo a seguir en valores y costumbres. Eso no es nuevo si lo sabré yo, nada más hay que ver cómo mis amistades se empezaron a casar y cómo se empezaron a comportar. Madurar en términos de vida y solamente en esos términos vivénciales y naturalmente reales la palabrita madurar es definitivamente una palabra muy dura.
Es curioso cuando alguien que fue mi amigo o amiga me pregunta por qué no me he casado, siendo que ellos lo están, me parece chistosa su interminable tortura que no saben o no se dan cuenta, ¿que es la tortura familiar? siempre que veo a mis tíos o primos ni se digan tías y primas, es increíble el cuestionamiento, los policías deberían estar más en familia para aprender a cuestionar a alguien, cómo lo hace la familia para saber si no eres homosexual y cosas de esas. No lo soy, sólo es que a pesar de que me encantan las mujeres, pues la verdad el estado de las mujeres que más me encanta, bueno espero no molestarlos con mi sinceridad pero a mi me gustan las mujeres jóvenes de 18 a 27 años, y me gustan en pelotas, pero saben una cosa por mi edad, estás mujeres, lo que no me gusta es que salgan con sus tonterías y demuestren sus inseguridades y sus alevosías, como ya soy mayor no falta la canija que me dice anciano, abuelo y payasada y media ya que no quiero cumplirles sus caprichos, si no se los cumplo a las de mi edad por que a estás si.
Me gustaría mucho ser muy claro en lo que digo y en realidad me entiendas, ya que la gente siempre se va con sus propias historias y no con mis verdades, verás por ejemplo para éste yo soy un misógino, para aquél soy un marciano para ese soy un puto, pero yo me considero simple y llanamente un ser humano, eso si lleno de errores y defectos, en mi vida he tomado muchas malas decisiones que han escrito mi soledad, mi madurez con las cosas y en definitiva con las mujeres.
Yo no odio a las mujeres pero no les compro sus actos de víctima, no creo en sus mentiras, y se cuando abren su corazón y cuando se sienten más listas que uno, -¡espera, espera!-, yo también puedo hacerme el listo, lo he hecho en el pasado pero eso a mi en lo personal de que me ha servido, aunque no lo creas tengo mi lado espiritual, la única verdad que he llegado en estos años y con todas mi vivencias es que no sé que es lo que quiero, en general de las cosas, pero así cómo lo sé, sé que cosas no quiero. Anduve con una muchacha cómo 8 años menor que yo digamos a que yo tenía 39 y ella 31, y bueno había cosas de ellas tanto buenas cómo malas, actitudes de desesperación y de inseguridad, con las que al principio tenía que luchar, ahí comencé a comprender que si yo quería podía continuar con esos desplantes o que si yo no quería, no tenía por qué soportarlos, y eso creo que no nada más es para mi en lo personal, que lo cuento, si no también para la otra parte, si ya sé la pregunta del millón la amaba, la verdad yo siento que si hubiera más cosas buenas de ella si, pero había muchas cosas de ella que eran increíbles, deja los celos, las llamadas a todas horas, el quedarme dormido por un muy evidente cansancio y el despertarme con un drama de a centavo, que eso era para mi mucha payasada, le di su tiempo pensé que teníamos que ajustarnos, conocernos mejor y pensar en un proyecto de vida, yo creo que ella quería mucha pasión, mucha intensidad y locura, pero yo ya no estoy para esos trotes, ciertamente soy romántico pero no estoy loco, esto me pasa con las chiquillas que he llegado a conocer, me demuestran un miedo pensado que soy que un devorador de chavitas buenas de 18 años o cosas así ¡Por favor!. Pues claro que no.
Sin embargo poco a poco me di cuenta que no estaba tan errado en ser cauteloso en mi relación con ella, aquí la llamare Tormentito, si yo tenía dudas, y déjame te digo que tenía muchas dudas acerca de mi futuro con ella, lo cuál me decepciono de ella era que me asfixiaba, que me espiaba y lo peor en mi trabajo se alió con la babosa de la recepcionista para que le contara si estaba trabajando o no, y la otra que le encantaba el arguende inmediatamente se puso a contarle todo lo que sabia de mi. Pues ya con esas cosas que podía esperar con mi dizque proyecto de vida. Ah y una cosa que me repatea es que quedemos en una cosa y que hagan lo que ellas quieren no que hagan lo que yo quiero para que no digan que soy misógino, pero por lo menos que me tomen en cuentan lo que quiero, y con ella en todo el tiempo que estuve con ella se hizo lo que ella quiso, no lo que yo quería en mi muy estúpida idea de proyecto de vida. Esto fue triste para mi por qué pensé si hubieras tenido un niño, con ella sería muy difícil tener una verdadera comunicación ya que ella iba por su lado y yo por el mío, eso cómo que siempre me dejo con un duda ella no se dio cuenta que cada quién iba por su lado. Qué quede claro que yo nunca me he curado en salud, que yo no ando diciendo que soy un santo, por qué no lo soy, pero yo en realidad muy pocas veces me he divertido y sobretodo abusado, ya sea de alguna manera emocional de alguna mujer, mucho menos las he ultrajado o algo así, aquí en dónde ves soltando la sopa de mi vida, yo en realidad soy una persona muy tímida y muy solitaria.
Yo creo que las cosas se deben de dar por las buenas, y si no se dan pues ni modo, dentro de mi manera de ver las cosas, es dar y no quejarse de lo que das, aunque te paguen mal, cosa que a mi me ha pasado muchas veces, o que estoy sólo nada más por mis malas decisiones, que la otra parte es más sabía que yo para tomar siempre las mejores decisiones, entonces cuando dejo de ser humana, para ser perfecta, eso queridos amigos no existe, estoy sólo por que la otra parte por que ha habido chicas que tenían todo para quedarse conmigo y que hicieron dos se casaron y la otra me tuvo miedo, no podía hablar conmigo pero bien que hablaba de mi con sus cuñados y sus hermanos y medio mundo que no tenia que ver conmigo, recuerdo esos días en que todos me veía mal, sin saber por qué, que diablos había hecho yo, y lo que yo le hice a esa muchacha fue un crimen, fue moldear su silencio y es a es mi culpa.
Yo no estoy enojado pero siempre sacar cosas que son historia y que son muchas olvido dan ese extraño sentimiento de que son muy mías, muy personales y que yo soy el que las estuve viviendo, el que escribe esto es el mismo que cayo en la trampa, sólo que ahora le tiene miedo a que lo vuelvan lastimar y prefiere su soledad fiel y loca cómo un perro faldero, prefiere más a su personal soledad que a una mujer, y que me perdonen todas las mujeres pero para mi todas las mujeres no saben que es lo que quieren.

martes, 12 de enero de 2010

LA BELLA

LA BELLA
Por JOEL GUSTAVO RODRIGUEZ TORAL
Todos se iluminan cuando ven venir a la bella, algunos no saben su nombre, pero quisieran palparla de poco en poco y de tanto en tanto, como se dan los milagros, y sobretodo para que nunca se acabe su belleza.
Yo no le podido poner ninguna corona de algún certamen de belleza, pero sin duda y sobretodo para mi, ella es la reina entre todas las reinas, me basta con saberla, con admirarla, mi mayor ambición es velar su sueño y despertarme a su lado, para confirmar su bondad, su gran bondad de seguir en éste mundo tan bella como ella siempre es.
Mi deseo es blanco y sincero, yo deseo ser un niño de nuevo para poner mi mano llena de ternura, en su pelo, en su hermosa cabellera, que esta hecha entre la libertad y un nido de aves, sin duda del más fino plumaje. La bella es la gloria de Dios.
Yo deseo acariciar su frente, sus mejillas y besarla, deseo sus labios femeninos de ternura y pasión, de traviesa ternura, de misterio inocente, gloria entre el bien y el mal, entre chiquilla y mujer. ¡Mira que deseo ahogado por el mundo!, ¿Quién tuviera la dicha de un beso de la bella? Poca ambición. Yo quiero todos y cada uno de los besos de la bella, todas la noches, todos los sueños, sus angustias y sus penas, yo te quiero bella y aún más allá de mis celos y de las maldades de los demás, mi amor será fertíl y será sostén de tu cariño y de tu confianza, por que yo quiero ser tu consuelo, yo quiero ser el padre de tus hijos, yo quiero ser tu amigo, tu amante, tu novio, tu feo, sí, definitivamente lo único feo, verdaderamente feo que tu bella mía tengas.
¡Vaya que la bella me hace delirar!
Pasa por aquí bella y escúchame:
Bendito Dios por hacerte realidad.
SOY HOMBRE Y JUEGO A SER NIÑO
Dedicado a Don Francisco Gabilondo Soler Cri Cri
Por JOEL GUSTAVO ROCRÍGUEZ TORAL
Soy hombre y juego a ser niño, y juego a soñar, y sueño que soy mago y humildemente hago barabi bara bum en tus ojos para que puedas ver al mundo en paz y en armonía, y sueño que mi magia blanca hace buena tu alma y grande tu corazón, y sueño que soy un mago sembrador y que hago laboriosamente el barbecho para sembrar buenos sentimientos, en la fértil tierra de tu corazón, el corazón que para mi es humano y dulce como una canción, el corazón armonioso y latente de la vida, para que así puedas sin mayor miramiento o titubeo, ofrecer el amor que das y recibes cuál día primaveral, cuál profuso manantial, porqué amor, viniste a dar y recibir, viniste a amar y a ser amado, ya lo sabes, ya lo veras. Está es mi magia blanca, mi deseo, mi conjuro, mi consigna.
Ya no más niños de la calle, ya no más infancia sin inocencia, ya no más basura humana, tenemos que ser conscientes y decididos, tenemos que ser responsables, para todos esos niños que hemos de darles casa, hemos de darle cobijo y techo, proveerles tanto juego cómo conocimientos, tantas opciones cómo oportunidades, buenas y sanas comidas con hamburguesas o taquitos de esperanza, y en las noches que no falte en la mesa el buen pan acompañado del chocolatito caliente y de los dulces sueños. Esa es mi labor, esa es mi misión en la vida. Soy el hombre que juega a ser niño y cuando estés triste he de hacerte sonreír, he de ser el quijote que se mancha contra el destino, seré él que en su afán ha de pelear contra imaginarios gigantes, ya sean molinos de vientos o antenas de televisión, para verte vivamente sonreír, por qué eso es quererte bien, por que soy humano y juego a vivir, vivir plenamente, por qué soy hombre y juego a ser niño para el mundo que eres tu para mi.

jueves, 14 de enero de 2010
Hora:
18:30 - 21:30
Lugar:
En las instalaciones de la asociación AMAOIR, en la calle Santa Margarita num. 514, a media cuadra de Insurgentes en la colonia Del Valle, cerca del Eje 6 y del Parque Hundido.

RECITAL POETICO MASIVO EN APOYO AL SME


lunes, 4 de enero de 2010

AMOR LOCO

AMOR LOCO
Por JOEL GUSTAVO RODRÍGUEZ TORAL
Para Yamina
El muchacho irrumpió en la habitación, entró por la ventana, cómo un amante sin vergüenza, cómo un delincuente sigiloso, desnudo, cómo el hijo natural de la luna llena, atrevido y embriagado de amor, enloquecido por entero, ella altiva y adormilada, no se inmuto ante su entrada, no era la primera vez en su relación amorosa, Eleomar e Irais, los amantes perdidos de la ciudad, el quería seguir intimando con ella, acariciarla cachondamente y penetrarla hasta el hartazgo, ya sublime e inanimadamente, mientras él más le insistía y tomada su cuerpo, y la jalaba para que se incorporara, para quitarle el sueño, para despertarla, para amarla desmesuradamente, ella se negaba más y en su resistencia, se aferraba tanto a su sueño cómo a su almohada, era muy claro cómo su voz sin pudor y desgana le decía; ¡Déjame dormir, necesito dormir quiero dormir!. Ella estaba exhausta.
La escena era bella, cómo el deseo de uno, era el agobio de otro, ella cómo un risco impenetrable, él cómo una ola insistente. Los padres de ella acudieron a su cuarto, para asistir a la combustión del amor, que en Eleomar era magnánima, prodiga y desbordada, en Irais era hartada, despectiva y fría, para ambos padres la amorosa vista de Eleomar e Irais era inusitada, para el padre de Irais era salvaje, romántica y nostálgica, para la madre de Irais era inimaginable, intolerante e inconcebible, mientras que el padre de Irais veía embelesado a Eleomar exigiendo más amor de Irais, la madre de Irais le exigía más que hiciera algo, que los separará, que Eleomar no tenía derecho sobre Irais, que debía casarse con Irais y madurar, el padre reconoció lo que quería su mujer, arruinarle la vida a Eleomar cómo se la había arruinado a él, -¡vieja bruja!- dijo don Cristóbal, el mismo viejo que en un breve lapso vio cómo su vida rebelde, desapareció en el momento que se caso con ella, con su mujer doña Ariadna la correcta, la vieja bruja que le quería quitar vida al amor de Eleomar por Irais.
Mientras él, don Cristóbal se resistió a lo que su mujer le exigía, Irais en sus resistencias y su apego al sueño, dejó escapar un apasionado beso, pero muy adormecido beso, que Eleomar tomo con alivio y aliento para su amor desembocado.
En ese momento al verlos juntos, amorosamente juntos, doña Ariadna la correcta empujo a don Cristóbal hacía la pareja, con un movimiento inesperado, artero y violento, que lo tomo por sorpresa al viejo, que sintió cómo su cuerpo se convirtió en un cuchillo, en un separador y filoso cuchillo, qué llegó en una carambola, con los cuerpos de Eleomar e Irais, todo termino ahí en ese momento en que el viejo don Cristóbal impacto con los enamorados.
Eleomar fue separado tajantemente de su amor, de Irais y murió instantáneamente, Irais de igual modo y menos trágica que Eleomar quedó sin vida en su lecho. Inexplicablemente sus vidas se truncaron en su último instinto del amor, don Cristóbal fue quién más lo lamento, doña Ariadna la correcta aunque le dolió perder a su hija, pensó que había muerto por la buena causa del matrimonio.
El informe forense de la policía al investigar las repentinas muertes de Eleomar e Irais decía: “Qué Eleomar Castro había muerto por qué amaba demasiado, mientras que Irais Buendía había muerto por qué ya no podía amar más”.